¿Cuántos tipos de piscinas conoces?

¿Y que las diferencia respecto al ahogamiento infantil?

Que titular, que preguntas…

Piscinas, somos un país de piscinas, porque sí, porque se puede que para eso tenemos más sol que nadie y porque después de una pandemia de 2 años necesitamos el aire, el sol y el agua más que nada en este mundo.

Vamos al tema piscinas, como si estuviéramos en el 1,2,3 (¿aún se puede nombrar ese concurso o nos hace parecer más antiguos que la rueda?) ¿Cuántos tipos de piscinas conoces?

  • Las olímpicas, que quedan perfectas los domingos por la tarde o en el vermú viendo a nuestras sirenas de la sincro.
  • Las salinas con arena incluida, el sumum del lujo y del postureo.
  • Las de los chorritos, que te echas unas risas por no llorar cuando te da donde más duele y aún hay alguien te dice que si duele cura, y te acaba doliendo la de reposo que tienes que acabar haciendo.
  • Las desbordantes, esas que se pusieron “infinitamente” de moda y quedan super cuquis palinsta.
  • A un nivel más técnico y no tan bonitas, porque aún no tienen agua y todos sabemos que una piscina sin agua no tiene ni una foto con un Motorola, tenemos las de hormigón, prefabricadas, con casco de poliéster…

Y por último están las que nos interesan en este artículo de hoy, las que nos hace enderezar la curva de la sonrisa de los párrafos anteriores, la de ponernos serios, la de nos va la vida en ello.

Son la piscina de tu hogar, la comunitaria de la urba, la de casa de compartir momentos o para que nos entendáis, la de los abuelos, de los tíos, de los amigos…la de la casa de alquiler para las vacas, las del apartamento o la casa de la playa.

¿En qué se diferencian?

Aparentemente en nada a no ser qué nos basemos en las categorías previas a esta clasificación, pero para quien nos dedicamos a esto de prevenir ahogamientos infantiles cada verano, todas ellas tienes algo en común que es el riesgo de ahogamiento y algo que las diferencia, que es la forma de prevenir.

Piscina de casa

Empezamos por la piscina de casa, las que disfrutamos durante el verano y olvidamos en cuanto las hojas del otoño cubren el suelo.

Olvidamos, y es que no en vano los ahogamientos infantiles fuera de la temporada estival suceden en las piscinas privadas. Las que no vallamos hasta que llega el verano, aunque nuestro bebé ya empiece a dar sus primeros pasos o gateos bajo el árbol de navidad.

No te vamos a decir que valles tu piscina antes de convertirte en m(p)adre, bueno sí, puedes hacerlo o como mucho antes de que tu bebé cumpla los 6 meses. Esperar a que llegue el verano es tentar a la “suerte”, esa en la que no creemos hasta que ves que tu bebé ha conseguido llegar al borde mientras tu pensabas que estaba a tu lado.

Si tienes la suerte de disfrutar de una piscina en tu hogar, tienes una gran responsabilidad, instala una valla de seguridad infantil certificada antes de que sea demasiado tarde. 

Piscinas de amigos y familiares

 Decimos si tienes una piscina en casa y eso nos lleva directamente al segundo grupo, al de puede que no tengas un peque en casa, o sí, pero, además, eres de los que poner tu jardín, tu piscina, y como no, tu espléndida barbacoa al servicio de “compartir momentos”, esos que quieres que permanezcan inolvidables y no precisamente por un ahogamiento.

Esas piscinas donde nos reunimos con la familia, con los amigos o simplemente (o extraordinariamente) donde disfrutamos viendo a ese milagro que se llaman nietos.

Los “momentos compartidos” para m(p)adres son muy deseados, y es que implica que nuestros retoños socialicen con otros peques (amigos, primos), creando vínculos, juegos y si es con una piscina de por medio, la diversión está asegurada.

Diversión que los mayores aprovechamos para socializar con otros adultos (¡por fin!) aunque solo sea para preguntar donde has comprado el chaleco de tu peque quemeencanta o tengo que ver la última temporada de la serie de moda, pero al final acabo viendo por enésima vez Space Jam.

Conversaciones banales o no, que nos saben a gloria, momentos compartidos con adultos, conversaciones al fin y al cabo interrumpidas en algún momento con un  ¡mamá, papá miraaaaa! ¡qué mires que le pasa a X! Y ese ¿no estabas tú vigilando a los niños? que precede a la tragedia.

El GUARDIÁN DEL AGUA, la VIGILANTE DEL AGUA o como queráis llamarlo, pero implantar esta figura en las celebraciones y en las piscinas es VITAL, de la misma forma que es vital la figura del conductor que no bebe y que tan interiorizado tenemos cuando salimos.

Evitar ahogamientos para que “compartir momentos” sea inolvidable pasa por:

  • Vallar la piscina
  • Hacer turnos para vigilar (guardián del agua), aunque a nosotras nos gusta más disfrutar, de los peques, jugar con ellos en el agua, educar, compartir…es la mejor prevención.
  • Aprovechar para educar: no nos bañamos sin la presencia del adulto (el guardián del agua), cuando comemos no nos podemos bañar, todos somos responsables de nuestra seguridad, pero los peques no pueden hacerse responsables de otros peques.

Piscinas comunitarias

Seguimos con la piscina comunitaria de la urba, esa donde socializar con los vecinos y amigos se convierte poco menos que en el caso anterior, en este aspecto, pero cambia algunos conceptos a la hora de prevenir.

  • No entramos en cada una de las comunidades (y no nos referimos a la de vecinos, y sí a la autonómica), cada una con sus leyes y si hay SOS o no, además de las normas sobre a que edad pueden ir solos a la pisci, el uso de colchonetas e inflables…
  • Si entramos en la necesidad de vallar la piscina, (inciso, nos cabrea y de que forma, cuando una comunidad de vecinos antepone la estética a la vida de los niños. Cómo bien dice La Quiles, una ojopequeagüera de pro, antiestético es un ataúd infantil, muy antiestético), por la seguridad de todos, es imprescindible el vallado de la piscina con una valla de seguridad que cumpla con los requisitos de la normativa AFNOR NFP 90-306 y puerta de seguridad.
  • También en que las normas no deben permitir a menores solos hasta por lo menos los 12 años, o que las colchonetas son un riesgo para otros bañistas y para los propios menores. ¿Cómo vas a saber que alguno se queda debajo de las colchonetas y no puede salir si es imposible verlos?
  • Lo de correr por el borde y las ahogadillas…es educación en prevención. Si las “cosas de niños” ahora se llama por su nombre auténtico BUYLLING, las ahogadillas también…porque como con las apneas, educar en prevención desde muy pequeños, puede salvar muchas vidas en la adolescencia.

Piscinas de hotel o apartamento de verano

Vamos directas al apartamento de verano o el hotel para pasar tus más que merecidas vacaciones.

Podemos repetir las medidas de prevención de ahogamientos infantiles del párrafo anterior, pero en este caso queremos puntualizar que:

  • Si tu hotel o apartamentos turísticos los promocionas como “turismo familiar”, que sepas que eso es mucho más que un Kids Club, animación, una cuna de viaje y un maravilloso parque (de tierra o acuático) para hacer las delicias de tus pequeños huéspedes.

Las normas de seguridad infantil podemos decir, en este caso, que son bidireccionales:

  • Los progenitores deben cumplirlas y para eso deben existir, explicarse y estar perfectamente indicadas.
  • Deben existir esas normas como que los menores no pueden estar solos en la piscina hasta por lo menos 12 años y sacarlos de la piscina, sin miramientos, en caso de que así sea.

Si lo tuyo es la individualidad en vacaciones, disfrutar de una casa de esas que se anuncian en los diferentes portales de alquiler vacaciones donde, por cierto, los “anfitriones” suman enteros cuando en las especificaciones anuncian que disponen de detectores de humo o de monóxido de carbono y como no, de botiquín, exige que también incluyan un dispositivo de seguridad infantil en la piscina, ya sea una alarma de inmersión o una valla de seguridad (queridos anfitriones, hay vallas desmontables que se quitan en minutos para aquellos huéspedes sin peques).

Hace solo unos días, una abuela de una urbanización en Alicante nos explicaba como tenía muy claro que iba a instalar una valla en su piscina…en su misma calle, llena de casas de alquiler de vacaciones, han fallecido 3 peques en los últimos años…3 familias en el infierno pensando que iban a disfrutar del paraíso. Aunque ya estamos terminando este artículo, este relato fue el que nos motivó a escribirlo.

Y antes de terminar un BONUS…

Piscinas desmontables o hinchables

Que sean de constitución más sencilla, no las hace menos peligrosas.

Las desmontables no pueden contar con un acceso fácil, en ese caso instala una alarma y barreras en el interior para evitar que los peques puedan acceder en un descuido.

En el caso de las piscinas hinchables, dales la vuelta cada vez que termine el baño.

Prevencion piscinas infografia

Concluyendo:

Resumen de tips de prevención de ahogamientos en piscinas

  • TODAS las piscinas tienen el mismo riesgo de ahogamiento infantil.
  • En todos los casos lo mejor es el vallado de piscinas, eso sí, bajo Norma AFNOR NFP 90-306.
  • Si la piscina no puede ser vallada existen alarmas de piscina para esos casos, aunque el tiempo de reacción sea menor.
  • El mejor sistema de prevención de ahogamientos son los brazos y jugar con los peques en el agua.
  • De la misma forma que la figura del “conductor que no bebe” salva vidas, el guardián del agua hace lo mismo evitando ahogamientos infantiles.
  • El móvil es distracción y distracción es ahogamiento. Si el peque está en la piscina, el móvil está en modo avión.
  • Los sistemas de flotación solo sirven para descansar tus brazos, NO protegen frente al ahogamiento, ni siquiera los chalecos, ni ninguno por mucha normativa que cumplan. NINGÚN SISTEMA DE FLOTACIÓN PROTEGE FRENTE AL AHOGAMIENTO.
  • Las colchonetas y otros hinchables se rigen por la normativa de juguetes, no son sistemas de flotación, son juguetes que se hunden y los peques caen al agua. Además, pueden producir un ahogamiento al quedar alguien debajo de ellas y no ser vistos.
  • los peques se ahogan en SILENCIO, los aspavientos, el ayuda, y los gritos solo salen en las pelis y en alguna serie.
  • En las piscinas publicas y comunitarias se deben establecer unas normas muy exactas para poder cumplirlas.
  • Exigir un sistema de seguridad infantil en piscinas (y en toda la instalación) de hoteles, campings y casas o apartamentos de alquiler vacaciones debe empezar a ser lo normal para gestores y anfitriones.

Conocemos las piscinas y las formas de evitar ahogamientos infantiles, muchas veces a base de tragedias, porque no son números, son familias destrozadas.

¡Gracias!

Gracias por difundir este contenido, un verano más pedimos tu colaboración con la campaña de prevención de ahogamientos infantiles #OjOPequeAlAgua y gracias también por citar la fuente tal y como marca la legislación vigente y porque valoras el trabajo que realizamos ofreciendo información con el objeto de salvar vidas